Pueblo “Camilo Aldao”

Camilo Aldao Córdoba

por Rosemary Virginia Bandiera
(Centro Municipal de Estudios Históricos de Camilo Aldao).

 

UBICACIÓN GEOGRÁFICA E HISTÓRICA
Camilo Aldao, no se halla enmarcado por la idealización que puede generar una historia previa, sostenida por el curso de un río, una rastrillada aborigen, una antigua posta, un fuerte o una estación de ferrocarril. No posee nada de todo esto. Simplemente nació en el corazón de una llanura fértil y abierta para cubrir las necesidades elementales del inmigrante que hasta entonces debía recorrer, con el carro, la pesada distancia que lo separaba de la villa de La Cruz Alta.

La fundación de Colonia Elisa en 1887 y posteriormente del pueblo Camilo Aldao en 1894, respondieron al gran proyecto argentino que, basado en la economía agropecuaria, se propusieron los sucesivos gobiernos liberales a partir de la organización nacional.
En 1886, durante el mandato de Ambrosio Olmos, la provincia de Córdoba sancionó su propia “Ley de Colonias”, con la perspectiva de atraer una colonización laboriosa, beneficiar el pago de impuestos, colocar la tierra en condiciones de ser adquirida y establecer garantías de orden y justicia.
Numerosas colonias y pueblos surgieron en nuestra provincia, respaldados por esta legislación.

“Colonia Elisa”, asentada sobre las suertes N° 53 y 58, y parte de las suertes 52 y 59, al sur del río Carcarañá y este del arroyo Saladillo, es un extenso rectángulo ubicado al sureste del actual departamento Marcos Juárez. Comprende una superficie de 23.244 km2, correspondientes a nueve leguas cuadradas.
En sus orígenes lindaba, por el norte, con los campos de Fernando Araya, Rosendo Sosa y Víctor Regnier, por el sur, con Enrique Rusell Shaw, por el este con Alfredo de Arteaga (estancia Santa Lucía) y por el oeste con tierras de Macario Torres.
Formó parte de 14 leguas aproximadas de campo del Departamento Unión, adquiridas en 1866, en remate público, por una sociedad de capitalistas ingleses encabezada por Enrique Rusell Shaw. En 1884 fue comprada por Juan Ortiz, en 1886 por Domingo del Campo y Manuel Lojo y en 1887 por Camilo Aldao y su yerno, Manuel Díaz.
La fundación oficial de la Colonia la efectuó Camilo Aldao el 15 de abril de 1887, con la aprobación por parte del gobierno de Córdoba del plano correspondiente, la incorporación a la Ley de Colonias de la Provincia y la exención de todo impuesto fiscal.

 

 

CAMILO ALDAO RODRÍGUEZ DEL FRESNO.
FUNDADOR DE COLONIA ELISA

Camilo Aldao perteneció a una tradicional familia de la aristocracia santafesina, destacada en la política y en las armas. Nació en Santa Fe el 18 de julio de 1822, hijo de Pedro de Aldao y Joaquina Rodríguez del Fresno.
Desde muy joven militó en el partido unitario y, cuando por orden de Rosas, fue fusilado su padrastro Domingo Cullen, emigró a Corrientes, alistándose en las fuerzas unitarias del General Paz, bajo su mando participó en la batalla de Caaguazú, en 1841. Pasó luego a la
Banda Oriental del Uruguay, siendo ayudante mayor del presidente Fructuoso Rivera. Luchó en los enfrentamientos librados en ambas márgenes del Plata hasta la caída de Rosas en 1852.
Ya radicado en Rosario, en 1855 se casó con Inés Nicolorich, viuda de Ruiz, con la que tuvo diez hijos: Elvira, Inés, Camilo, María Luisa, María Amalia, Ricardo, María del Rosario, José María, Guillermo y Martín Buenaventura.
Como miembro activo del Partido Liberal, en 1861 intervino en la Batalla de Pavón. Posteriormente, fue Concejal Municipal de la ciudad de Rosario y presidente del Club Social de la misma ciudad, además de fundador del Banco Provincial de Santa Fe. Amigo y admirador de Nicasio Oroño, Aarón Castellanos y Guillermo Perkins, participó plenamente del proyecto colonizador fundando colonias y pueblos.

En los comienzos, constituyó una sociedad con su hermano José María Cullen, con quien, en 1874, fundó la colonia “Jesús María” (Timbúes) y, años más tarde, disuelta la sociedad, en tierras santafecinas, las colonias: “Bella Italia” (1881), “Colonia Aldao” (1885), “Garibaldi” (1886) , compró a Aarón Castellanos “Colonia Castellanos” (1887) y ese mismo año, con Manuel Díaz, su yerno, fundó “Colonia Elisa”, en la provincia de Córdoba.

Camilo Aldao falleció en la ciudad de Rosario el 4 de julio de 1892, a los 72 años. Sus restos fueron depositados en el panteón familiar del cementerio “El Salvador”, para luego, 120 después, ser trasladados, junto a los restos de su esposa, a “Colonia Aldao”, donde descansan en el altar mayor del templo parroquial.

 

JOSÉ MARÍA ALDAO. COLONIZADOR Y
FUNDADOR DEL PUEBLO CAMILO ALDAO

Al morir Camilo Aldao en 1892, la familia designó administrador de Colonia Elisa a José María, de tan sólo 25 años, quien prosiguió la tarea de convocar colonos de la provincia de Santa Fe: Timbúes, Las Rosas, Santa Teresa, Montes de Oca, San José de la Esquina y Cruz Alta en Córdoba, a quienes ofreció lotes de 100 has. de campo concediéndoles ventajosas condiciones de pago. Las familias interesadas, casi todas italianas de Piamonte, adquirieron entre dos y ocho lotes de tierra.

De esta manera comenzaron a llegar los primeros habitantes a poblar Colonia Elisa, familias: Zanotti, Castagnetto, Garrone, Tomatis, Peiretti, Ritta, Caminotti, Viotto, Chío, Bisio, Bertone…

En los años siguientes nuevos colonos continuaron incorporándose al grupo agrario, familias: Machado, Pavón, Vernetti, Goria, Cortassa, Gariglio, Pozzi, Echániz, Muraro, Stutz, Cooreman, Osenda, Bonansea, Favot, Depetris, Zóccola, Bruera, Intra, Brizio, Garay, Sabena, Corveto, Fuentes… ellos fueron los que comenzaron, con trabajo duro y contínuo, a romper la tierra virgen, plagada de malezas, para transformarla en ordenados y fructíferos sembradíos que cambiaron radicalmente la fisonomía de la llanura.

Este panorama nos lleva a 1894. Buena parte de los lotes de campo estaban vendidos y habitados. Debía fundarse un pueblo que sostuviera física y espiritualmente a esas familias de inmigrantes.

Para el trazado del plano, el fundador trajo a su amigo, el ingeniero Jorge Cassaffousth, quien delineó caminos, calles y plazas, sobre una extensa loma que se destacaba en la parte central de la colonia, logrando así evitar las consecuencias de posibles inundaciones y mantener equidistancia con los asentamientos agrícolas.

El 5 de septiembre de 1894, José María Aldao acompañado por unas pocas personas llegadas desde Cruz Alta y algunos colonos de los campos cercanos, en un acto único y protocolar, fundó el pueblo que llamó Camilo Aldao, como homenaje a su padre.

Refiriéndose al “Acto de Fundación”, nos dice treinta y ocho años después, el señor Camilo Zanotti: “La piedra fundamental la colocamos: don José María Aldao, Oscar Caminotti, mi hermano Pascual y yo…” Recordaba don Oscar Caminotti: “Me parece aún ver a don José Dolce arar con dos caballos el lugar donde se colocó la piedra fundamental de la pirámide. La único acta que se suscribió fue introducida en un frasco junto con un papel
de un peso, otro de cincuenta centavos, una moneda de níquel de veinte, de diez y de cinco centavos. Se tapó el frasco con papel de plomo, se ató con alambre de cobre y, como no había llegado el carro de don Ramón González que debía traer la cal de Arteaga, Don José María Aldao ordenó que se preparara el barro. Agua no teníamos a mano, había que ir a buscarla al rancho de don Gregorio Rosales, entonces yo le dije a don José María: ¡para que ir hasta allá a buscar el agua si aquí tenemos vino! Aceptada la propuesta, don José María Aldao tomó una damajuana llena de vino y comenzó a verterla sobre el montoncito de tierra mientras yo revolvía el barro. Apenas todo estuvo listo colocamos los ladrillos en el lugar correspondiente, pusimos el frasco que contenía el acta y encima, la piedra fundamental…hicimos una farra extraordinaria…chupamos a más no poder…

Continuando con los datos biográficos de nuestro fundador, diremos que José María Aldao vivió en el pueblo por él fundado entre 1894 y 1898. La administración a su cargo había realizado una importante tarea colonizadora.
Cuando se aleja de Camilo Aldao, deja una población en marcha, social y económicamente organizada.
A partir de allí se radica en la ciudad de Córdoba, donde trabaja como gerente de la Compañía General de Electricidad dependiente de la Central Anglo Argentina de Buenos Aires. En 1919, como representante de dicha Compañía en Europa, instala oficinas en Londres, París y Buenos Aires. Realiza importantes gestiones encomendadas por la Compañía o por el gobierno Argentino: la instalación de surtidores y tanques subterráneos de combustible en la Capital Federal, la compra de barcos mercantes para la marina argentina, la colocación de bonos argentinos en Europa…

 

 

Entre 1922 y 1930, cumple la función de Cónsul General de la República Argentina en la Gran Bretaña.
La Caída del Gobierno de Hipólito Yrigoyen, lo trae nuevamente a la patria. Se radica en la Capital Federal donde vive como rentista.
José María Aldao muere en el Hospital Durand de la ciudad de Buenos Aires, el 16 de noviembre de 1943. Tenía 74 años y hacía 45 años que se había alejado definitivamente
de nuestro pueblo.
El 29 de agosto de 1964, 21 años después de su muerte, sus restos fueron traídos a Camilo Aldao, como él lo había pedido. En el centro del Cementerio está su tumba, en la que espera por siempre de los camilenses, una oración y una flor.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *