Malvinas en Cruz Alta

Cruz Alta Especiales Malvinas en mi pueblo

Por:  Andrea Olivero
Cristian Horacio Borello

 

En cada rincón de Argentina, se tejieron historias pequeñas, las de cada familia, las individuales, la de cada joven que había sido convocado para participar en la Guerra o porque en ese momento estaba realizando el Servicio
Militar Obligatorio.
Y en Cruz Alta, también se entrelazaron historias…
La de un pueblo completo que se reunió en una de las Plazas para gritar “Argentina”, “Argentina”… y la de 10 gigantes que vivieron, sintieron, a flor de piel, la Guerra de Malvinas

 

RAFAEL ELGORRIAGA,
OSCAR ALMIRON,
RUBÉN ZUAID,
JUAN CARLOS SQUIZZATO,
RAÚL CANCELARICH,
MARIO BONALUMI,
NORBERTO CARAMELINO,
JOSÉ MARÍA FUNES,
OSVALDO HODULIC,
GUSTAVO LUCENTINI,
JOSÉ IRAZOQUI,
NORBERTO ZALAZAR.

 

 

Juan Carlos, héroe de Malvinas, comenta que esa primera mañana, ese 2 de abril, “el desembarco fue colmado de niebla, de bruma pero luego el sol iluminó fulguroso el cielo”, y ese calor lo sintieron también en su joven pecho.
Oscar, Juan Carlos, Raúl, Norberto, José María, Osvaldo, Gustavo, José y Norberto fueron quienes vivieron en décimas de segundos la transformación de joven en soldado porque “Talo” ya estaba realizando su carrera militar, él
pertenecía a la tripulación del Crucero “Ara General Belgrano”.

Pero como las historias se siguen tejiendo, y van más allá de tiempos de guerra y de sus resultados, Cruz Alta tuvo el honor de recibir dos excombatientes, Mario y Rubén, que se transformaron en poco tiempo en hijos de nuestro pueblo y generaron lazos muy fuertes con nuestros excombatientes y con la comunidad en general.

 

 

Para mantener la memoria activa y la tradición viva, los excombatientes cruzalteños conformaron la Fundación “Crucero ARA General Belgrano”, una entidad que los reúne y los une para trabajar en forma conjunta con la
comunidad.
Y a través de ese trabajo mancomunado, el 10 de junio de 2012, a 30 años de la Gesta de Malvinas se inaugura en Cruz Alta el monumento recordatorio; estuvieron presentes en la inauguración: autoridades provinciales, municipales, de establecimientos educativos y de ONG, la Banda Militar Boqueron Regimiento de Infantería Paracaidista II General Balcarce y muchísimo público.

El monumento es un homenaje al compromiso, al valor, al deber, a la entrega de todos los soldados argentinos.

 

 

El monumento

El monumento es una pieza arquitectónica cuyas medidas oscilan entre los tres metros de ancho por cuatro metros de alto.
Está emplazado sobre uno de los canteros de la Avda. Könekamp en diagonal, mirando al sureste, donde se encuentran en la lejanía, nuestras Islas Malvinas.

 

 

Posee dos caras exactamente iguales, ya que se puede visualizar ingresando o egresando de la localidad.
Los soldados son los guardianes, con la mirada segura y altiva custodiando en forma permanente a las Islas; uno de ellos se encuentra agazapado, cuidando la retaguardia.
En el plano, se localizan las Islas Malvinas resaltadas con un color diferente y en su alrededor, se observa el Crucero “Ara General Belgrano” representando toda la flota del mar y un avión, simbolizando la Fuerza Aérea y la Aviación
Naval Argentina puesto que su accionar fue fundamental en la Guerra de Malvinas, logrando el mayor daño a las tropas enemigas.

El objetivo de este monumento fue integrar en el plano y en la escultura del soldado en tierra, a todos los combatientes de las Fuerzas Armadas por la recuperación de las Islas Malvinas y en defensa de nuestro territorio.
Las palabras “FUERON, SON Y SERÁN ARGENTINAS” conforman el mensaje que debe quedar grabado en todos, en los que vivieron la guerra, en los familiares, en toda la comunidad y en las generaciones futuras.
El monumento es coronado con una bandera argentina que le da la identidad y la idea de soberanía al mismo.

 

 

 

¡¡¡GRACIAS A ELLOS, NUESTROS HÉROES!!!!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *