Leones: La Pirámide de Mayo

Córdoba Leones

por Margarita Mollar

Cuando parecía que, sincretismos de por medio, comenzaba a concretarse una conveniente homogeneización entre la cosmovisión del nativo y la del colonizador español, irrumpe el fenómeno inmigratorio planteando una serie de nuevos desafíos en lo socio-cultural. Los italianos, junto con sus brazos y sus herramientas, trasplantaron a estos lugares su propio acervo cultural, es decir, sus propios estilos relacionales en lo familiar, laboral, comercial y religioso.

 

(I) Pirámide, retrato popular

 

Al analizar los festejos y homenajes de un grupo social emergen inevitablemente los esquemas valorativos y perceptivos que organizan y priorizan sus prácticas los que, junto a los esquemas éticos, señalan y gradúan lo que ese grupo social considera merecedor de honra y prestigio como para ser respetado, homenajeado, imitado, sacralizado y eternizado.
Según Bourdieu “…de acuerdo a lo que un grupo social escoge como fotografiable, es decir, digno de ser solemnizado, se puede percibir el orden de lo social (Bourdieu)”[1]. Me atrevo a aseverar que lo dicho es aplicable a las conmemoraciones, homenajes, festejos y a toda obra material destinada a rememorar o evocar una persona o un hecho trascendental para ese grupo social.

Según lo demuestran los primeros registros encontrados, las primeras conmemoraciones en nuestra villa tuvieron un carácter fundacional, a saber: la fundación de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos “Patria y Trabajo”, el 22 de julio de 1893, la de nuestro Templo en octubre de 1894, la entronización de nuestra Patrona, algunos actos procesionales a partir de 1913, coincidentes con los festejos de la Erección de la Parroquia en honor a Nuestra Señora del Rosario[2], o bien los comicios democráticos de 1916 que permiten la institución del Primer Gobierno Municipal.

Una fecha significativa, que los miembros de la colectividad italiana evocaba por aquellas épocas era el 20 de septiembre, Día de la Unidad Italiana [3], “fecha que representa el tributo de homenaje a la Patria lejana de sus hijos ausentes, al que se adhieren todos los que simpatizan con ellos y cuyos sentimientos están vinculados entre sí… en un pueblo como el nuestro que cuenta con tanta y tan laboriosa colectividad.”[4]
La celebración consistía una serie de festejos populares distribuidos a lo largo de todo un mes, tales como actos, conferencias, recitales literarios y musicales bailes y kermeses. Tan cara al sentir de los inmigrantes peninsulares era esta fecha que se decretaba asueto laboral y hasta existía una calle que la rememoraba.

Mas estos inmigrantes no sólo rendían tributo a la lejana Patria, sino también honraban agradecidos a la tierra que los había acogido.
Como homenaje a los 100 años de la Revolución de Mayo, los residentes italianos de esta localidad, hicieron construir una pirámide, réplica de la que se encuentra en la Plaza de Mayo en Buenos Aires, la que fue emplazada en la intersección del entonces Bulevar Norte (actualmente Rivadavia) y Gral. Paz, en la calzada, frente al Templo Parroquial.
En una de sus caras se apreciaba la siguiente leyenda:”La Societá `Patria e Lavoro´ e gli italiani residenti a Leones al Gran Popolo Argentino 1810-1910”.

 

(II) Inauguración Pirámide Centenario, frente al templo, 1910

 

De aquel acto conmemorativo del Centenario de la Revolución de Mayo han sobrevivido al maltrato y al olvido un par de imágenes que visionariamente supo capturar un fotógrafo de la época.
En una de ellas, el templo, engalanado con banderines- supuestamente con los colores patrios- oficia de telón de fondo a la imagen central de la pirámide a inaugurar (III); en la otra, se abre el plano por la General Paz como queriendo tocar la Estación de Ferrocarril, para dejarnos espiar cómo lucía aquel Leones incipiente de antaño (II), mientras que en el plano más corto (I) nos presenta un acto conmemorativo, quizás el primero, donde un grupo de vecinos engalanados en sus trajes de época, se congregaron alrededor del nuevo monumento para honrar a la patria.

En nuestro pueblo no abundan los monumentos conmemorativos, pero de los pocos existentes, la Pirámide de Mayo o del Centenario – popularmente llamada “de los italianos”-, fue pionera. Punto de concentración de la ciudadanía y testigo mudo de todos los acontecimientos que hicieron a la historia local durante cuatro décadas fue, no obstante, sistemáticamente maltratada y vapuleada[5].

Con el paso del tiempo, su ubicación despertó numerosas apreciaciones en la población, a favor y en contra del traslado del monumento, las que, expresadas por diversos medios, eran recogidas y publicadas en La Familia Cristiana, junto a las peticiones, crónicas y editoriales del padre Efráin Quinteros que batallaba para lograr le quitaran esa “molesta construcción que le restaba belleza a su templo”.

“Merece toda aprobación la idea de remover del frente de la iglesia la pirámide que, además de quitar perspectiva a la hermosa fachada del templo, constituye un estorbo y un peligro…” (La Familia Cristiana Nº 1266, setiembre 03de 1936).

…es un estorbo peligroso, allí donde actualmente está emplazada”, “…es una construcción y colocación antiestética”, “…quitada la pirámide, la calle General Paz tomará una magnífica perspectiva, teniendo como término la bella fachada del templo.” (La Familia Cristiana Nº 1267, setiembre 10 de 1936).

El Senador Pascual Zanotti, al ser abordado por el Padre Efraín, se mostró partidario del traslado y, al requerírsele su opinión sobre el posible futuro lugar de emplazamiento, manifestó que, a su juicio, sería en el centro de la plaza principal dándole una mejor perspectiva e iluminación. …” . (La Familia Cristiana Nº 1269, setiembre 24 de 1936).
Recordemos que por entonces la plaza principal era la Colón, actualmente Plaza de la Madre.

 

(III) Capilla y Pirámide 1910

 

“Con muy buen tino nuestros colegas locales del “Crisol” y “La Idea”, en su última edición del sábado se ocupan del asunto de la Pirámide, abogando, ambas publicaciones, por su reconstrucción en otro lugar más adecuado.”
“Las razones por las cuales había que cambiar de sitio a la pirámide se han robustecido con el tiempo, como bien se señala en “Idea”. Esperamos que esta vez sea la vencida. El activo Comisionado Sr. Delfino Zemme ha de tomar, sin dudas, cartas en el asunto y la pirámide será reconstruida en otro lugar ( que es el sentido que le damos a la palabra trasladar) con todas las placas de mármol….La calle quedará expedita y la fachada del templo recobrará su belleza arquitectónica”.
(La Familia Cristiana Nº 1777, junio 20 de 1946).

En 1938, durante la intendencia del Dr. Amadeo Bertini, el H.C.D., por Ordenanza Nº 123/38, determina demoler la Pirámide, hecho que se pospone por diversos motivos, siendo uno de los más importantes las protestas de la colectividad italiana ofendida con tal decisión.

Traslado de la pirámide. Una ordenanza que cumple 12 años.- reza la titular de la entrega Nº 1998 del 9 de noviembre de 1950 de La Familia Cristiana, en la que nuestro párroco desesperanzado e incrédulo transcribe textualmente la Ordenanza Nº123, cerrando el artículo en forma escueta y parca: “doce años, esperemos que a los 13 se dé por cumplida”.

En 1952, siendo Comisionado Municipal Don Dante Rosano, se comienzan las obras de pavimentación en la población. Dado el adelanto significativo de este hecho para el progreso de la población, se encuentran razones más que válidas y justificables para fundamentar la vigencia de aquella vieja ordenanza y finalmente proceder a la demolición momentánea del monumento, proponiendo una eventual reconstrucción[6].
La comunidad italiana representada por la Sociedad Italiana de Leones acepta la disposición, a condición de ser los depositarios de las placas que debían serles entregadas en acto público.
Las placas fueron entregadas, el acto público realizado y la pirámide demolida, pero nunca se cumplió con la promesa de reconstrucción sobre el Bv. Colón o dentro de la Plaza homónima.

El 5 de setiembre 1953, por iniciativa del Senador Delfino Zemme, la H. Legislatura Provincial, mediante Ley Nº 4398, Decreto del P. Ejecutivo Nº 2047/53, serie “B”, se cambia el nombre de nuestra localidad por el de Perón.
Los gremios de la localidad, constituidos en Comisión, solicitan al D.E.M. autorización para construir un pedestal donde erigir el busto de la Sra. Eva Duarte de Perón, Jefa Espiritual de la Nación, el que sería emplazado en la intersección de las avenidas Rivadavia y Gral. Paz proponiendo, además, que se designe a esa arteria con el nombre de Eva Perón.

 

 

Como es de público conocimiento, el busto de Eva Perón presidió la Avda. que llevaba su nombre- exactamente en el mismo lugar que había ocupado la Pirámide- para disgusto de nuestro sacerdote-, hasta setiembre de 1955 cuando, al ser derrocado el Presidente Perón por la auto denominada Revolución Libertadora, el busto de Evita es arrancado, enlazado y arrastrado por las calles de la población.

 

 

El 25 de octubre de 1988, el presidente del bloque de la U.C.R., Concejal Vicente Pagani, miembro activo de la Sociedad Italiana, constituyéndose en vocero del permanente reclamo de dicha colectividad, presenta ante el H.C.D. de Leones un proyecto tendiente a la recuperación y reposición del la pirámide.
El Concejo Deliberante, considerando que “era de su exclusiva competencia y responsabilidad reparar el grave acto de injusticia cometido en su oportunidad, por los vínculos de sangre que nos unen y por el agradecimiento que se les debe a aquellos pioneros que dieron la vida por nuestra comunidad”, procedió a crear una Comisión, cuya misión consistía en realizar acciones tendientes a reproducir y erigir una réplica exacta de aquel monumento.

Al respecto, el M.M.O. Juan A. Bossi nos comenta:

“El Sr. Vicente Pagani me consulta con el propósito de que le confeccionara los planos que les permitieran reconstruir la pirámide, es decir, una réplica de aquella, lo más parecida posible. Pero sólo contaban con algunas viejas fotos en sepia. Muchas otras personas también me hicieron llegar fotos. Con una lupa gigante, que me prestara Rubén Fortuna, y comparando la pirámide con personas, edificios u otros objetos referenciales del entorno, saqué las medidas en escala y pudieron presentar el proyecto.

 

 

Pero el mismo durmió en algún estante unos años más. En oportunidad en que asumiera la presidencia de la Sociedad Italiana, el Sr. Rodolfo Pelizzari, insiste con el tema, despertando el interés de un empleado municipal del área correspondiente, el Sr. Eduardo Arenas quien, conjuntamente con el anterior, reflotan e impulsan el proyecto que vuelve al H.C.D. y al D.E.M. y, en esta oportunidad, no sólo es aprobado, sino que también es ejecutado, lográndose reponer el monumento.

A mediados de 1996, se terminó la nueva pirámide, que ostenta orgullosa aquella primera placa alusiva que obraba en poder de la Sociedad Italiana. Enclavada a la izquierda del templo, en uno de los canteros laterales de la Plaza 25 de Mayo, estuvo lista justo para celebrar las dos fechas importantes de esa colectividad: los 50 años de la República Italiana (02/06) y el Día del  Inmigrante (03-06).

 

 

Bibliografía

[1] Bourdieu y otros, La fotografía, un arte intermedio, en  García Canclini, Néstor: Sociología y Cultura,  Introducción. la Sociología de Pierre Bourdieu, Grijalbo, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, México, 1984.

[2] Auto de Erección de la Parroquia de Leones, dado en el Palacio Episcopal por  Mons. Zenón Bustos, Obispo de Córdoba, el 3 de junio de 1913. Para detalles, consultar Nuestra Parroquia, Pág. 73

[3] El 20 de setiembre de 1870 las tropas de unificación italianas al mando de  Vittorio Manuel II, Garibaldi y el Conde de Cavour entran en Roma, poniendo fin a las luchas que hasta entonces había  dividido al país. Los italianos también rememoraban el 3 y 4 de noviembre cuando el Imperio las huestes italianas habían derrocado al Imperio Austro Húngaro y, a  partir de 1918, el 11 de noviembre, en alusión al Tratado de Paz que selló el fin de las hostilidades bélicas de la Primera Guerra Mundial.

[4] Decreto Nº: 647 del 18 de setiembre de 1926.

[5] Monumento (etimológicamente derivado del latín “monumentum” que significa evocar o memorar): se aplica a toda construcción arquitectónica o escultórica de gran valor histórico o artístico para el grupo social que lo erige. Destinados a evocar hechos trascendentales, los monumentos pueden estar enclavados en un núcleo urbano o en un medio rural. Por su visibilidad son hitos referenciales,  convirtiéndose en símbolos de alta significación para el lugar.

[6] Decreto Nº 453 “A” del 21 de enero de 1952, que promulga la ordenanza 123/38 s/ demolición de la Pirámide de Mayo.

[7] La Familia Cristiana;  Ordenanza Nº 123 de 1932; Decreto Nº 123 de 1938;Decreto Nº 453 del 21 de enero de 1952; Ordenanza Nº 267 de 1988; Reseña Histórica de la Sociedad Italiana presentada al H.C.D. en oportunidad de proponer la recuperación del monumento.