Justiniano Posse: La urbanización

Córdoba Justiniano Posse

por José Crescimbeni

Iniciada la urbanización el pueblo creció aceleradamente, favorecido por varios motivos y circunstancias. Primero, una posición geográfica estratégica: el antiguo camino que transcurría desde La Carlota (antes llamada “Puente de Sauce”) hasta Bell Ville (“Fraile Muerto”), pasaba por “Médanos en las Cañas”, actual W. Escalante; y desde allí se dirigía al norte, incluyendo en su derrotero a nuestra futura población. A 5 km al sur de este lugar y sobre el mismo recorrido se ubica la estancia “Los Chañaritos”, ya nombrada. Esta estancia tiene una importancia particular ya que era una central de caminos desde donde partían ramales a Saladillo, Monte Maíz, Bell Ville, “Las Flores” y otras estancias de la zona.

 

 

Este camino, con su tráfico constante, importantísimo para esa época, colaboró con el desarrollo de nuestro pueblo por su cruce estratégico con la nueva vía férrea y su camino lateral (actual ruta 6). Otro dato interesante: la compañía constructora del ferrocarril hace en nuestro incipiente poblado depósitos de materiales necesarios para la obra, lo que trajo aparejado que se estableciera mucho personal relacionado a esta construcción: encargados, mecánicos, obreros y ayudantes, los cuales lógicamente necesitaban provisiones.
Así surgieron los primeros proveedores con venta de carne, pan, leche, bebidas, yerba, etc.
Aparecen las primeras carnicerías, almacenes, boliches, panaderías. Al principio se traía el pan desde W. Escalante, localidad fundada en el año 1903 a la vera del ferrocarril, ramal de Firmat a Chazón, paralelo a la ruta provincial número 11. El encargado de traer el pan era el señor Chiara, que luego se instala acá abriendo una panadería en sociedad con el señor Bosco.

 

Las tierras casi vírgenes, fértiles y productivas, unidas a la influencia que ejercía el ferrocarril, contribuyeron a que el pueblo progresara día a día, tomando cada vez más impulso su desenvolvimiento comercial.
Simultáneamente se sumaban pobladores de lugares próximos a Justiniano Posse, núcleos de poblaciones cercanas que existían antes de la llegada del ferrocarril, entre ellas Colonia Deán Funes que, como mencioné anteriormente, se encontraba a 8 Km al nordeste.

La línea férrea y el trazado del nuevo pueblo impulsaron a los habitantes de dicha colonia a trasladarse al mismo, en procura de estar más cerca del ferrocarril, importante medio de comunicación y transporte, propicio a la expansión de las actividades agrícolas y comerciales.
Un nuevo y alentador impulso despertó la confianza y optimismo: en el año 1910 los señores Héctor, Pedro, Carlos y José Torti, hijos de Domingo Torti, hicieron una considerable y fructífera cosecha de trigo con un rendimiento muy bueno, lo que estimuló y fomentó la labor agrícola y acrecentó el ánimo de los recién llegados. Estaba abierto el camino a la corriente pobladora, la que no se hizo esperar. Por otro lado, 15 km al sudeste, se hallaba “Pueblo Argentino”, un asentamiento que data del año 1889. En poco tiempo la gente de este lugar, en su mayoría, se mudó a la naciente localidad.

 

 

Paralelamente se da el inicio de una gran inmigración de italianos, españoles y otros europeos que llegaron con el afán de instalarse en la zona, generalmente agricultores, con el ahínco de clavar el arado en nuestras feraces tierras, detrás de una esperanza de progreso y bienestar. Realmente vemos que se concretó.
De toda esta actividad resultó que Justiniano Posse fuese uno de los pueblos más prósperos del ramal Cruz Alta-Idiazábal. En los años 1909-1910 había un movimiento constante de locomotoras y algunos vagones que se trasladaban de una estación a otra llevando materiales y herramientas. En esos años Justiniano Posse ya funcionaba como pueblo. El día 12 de octubre de 1910 llega desde Rosario el primer tren oficial con transporte de pasajeros (había boletos de dos categorías: primera y segunda clase). Además en sus vagones venía correspondencia, encomiendas, cargas y telegramas, mercaderías y elementos para las necesidades del pueblo.
En ese tiempo no había Registro Civil, recién se instala en el año 1926. Sí había una Estafeta Postal. Un dato interesante: la familia Allende Posse consiguió en el año 1911, de la Dirección de Correos y Telégrafos, la Oficina de Correos que disponía del único Telégrafo

Nacional de la línea de aquel entonces. Existía también un destacamento policial, el primer comisario fue Don Ángel Imperiale. Años después se establece el municipio, primer intendente: señor Agustín Sileone.
En cuanto a la fecha del inicio de este vecindario, sobre la cual hay algunas discrepancias, quiero acotar que en el diario de Bell Ville “La Mañana”, el día 9 de mayo de 1935 sus titulares anuncian: “El pueblo de Justiniano Posse ha cumplido 25 años”, basándose en información bien documentada.

Esta publicación acredita la fecha real del inicio del pueblo, ajustándose verdaderamente a la historia. Digo esto porque en nuestra plaza hay un pedestal donde está escrito “Justiniano Posse fue fundado el 1 de marzo de 1911”, con lo cual difiero: en primer lugar no tenemos fecha fundacional por las causas que ya se mencionaron, y por otra parte esa fecha no concuerda con hechos que vemos en otras documentaciones, por ejemplo: en los archivos del Registro Civil de la ciudad de Bell Ville hay actas de nacimientos y defunciones ocurridos en “Estación Posse” (textual) anteriores a 1911, inscriptos en la vecina ciudad porque como ya explicamos, aquí aún no había Registro Civil. Entre otras actas encontramos una que dice “El 24 de febrero de 1911 nació una niña N. Morena, en su domicilio de Estación Posse”. También hay transmisiones verbales que escuché en mi juventud, haciendo averiguaciones, y hay documentos que avalan que Justiniano Posse en 1910 ya estaba erigido.

En cuanto al nombre de nuestro pueblo quiero mencionar que en un principio se llamó Estación Colonia Deán Funes, por la proximidad de ese poblado y el aporte de sus habitantes que, como expliqué anteriormente, comenzaron a instalarse aquí. Luego se pensó en nombrarlo “La Argentina”. Se sugirió después “Estación Torti”, por ser esta familia la primera propietaria de estos campos.

 

 

Final y definitivamente: Justiniano Posse, en memoria del gobernador de Córdoba, tío abuelo de Lucas Allende Posse. El doctor Justiniano Posse (1820-1865), gobernador de la provincia de Córdoba, creó durante su gestión el Departamento Topográfico y sancionó una ley de venta de tierras fiscales de la provincia en 1862.

Hoy a 108 años de aquel inicio, la localidad de Justiniano Posse es un próspero y progresista pueblo-ciudad, orgullo de sus moradores y destacado por su desarrollo y actividad en la provincia y el país.
Personalmente tengo por mi pueblo un orgullo inmenso. Mi curiosidad innata y mi pasión por la historia me llevaron, desde muy joven, a buscar y recopilar cuanta información me ayudará a conocer sus orígenes. Poder transmitir y difundir este humilde conocimiento me enorgullece más aún. Mi gratitud a quienes lo hacen posible.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *