Inriville y el Ferrocarril

Córdoba Inriville

por Hilda Augusta Schiavoni

El Ferrocarril

El 30 de julio de 1889 fue aprobado por ley el Proyecto Huergo, el cual tenía por objetivo canalizar el río Tercero para el transporte de cereales. Sin embargo, el mismo no se concretó debido a que los ingleses prolongaron las líneas ferroviarias para no perder la totalidad del acarreo del grano.

El 30 de septiembre de 1907, se promulgó la Ley Mitre que rigió las concesiones ferroviarias y, el 8 de septiembre de 1908 se le concedió a la empresa del Ferrocarril Central Argentino la autorización para construir, entre otras, el ramal que partía de Cruz Alta. En ese momento, Don INRI Araya, donó a los ingleses 100 hectáreas y una recta de 116.540 m2. Finalmente, el 29 de septiembre de1910 fue inaugurada la estación bajo el nombre de Inriville (Villa de Inri) y el 11 de octubre pasó el primer tren por la misma.

 

Estación Inriville – Fotografía de Oscar Altamira

 

 

El pueblo fue demarcado entre la Posta El Lobatón y la Posta Saldillo.
Limita al Norte con la zona rural de Marcos Juárez y Leones. Al Sur con la de Gral. Baldissera, al Este con la de Los Surgentes y al Oeste con la de Monte Buey

 

Al fondo, la Estación de tren, Casa Guemberena y a la derecha, el terreno que ocuparía el Edificio Municipal.

 

Los edificios

En lo referido a los edificios del pueblo uno de los primeros en ser construido fue el de la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos, el cual se inauguró el 12 de octubre de 1925. Al mismo, le sigue el de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos “Trento e Triste”, el 13 de diciembre de 1927. Ambas ofrecían a sus socios atención médica
hospitalaria, medicinas y nichos.

 

 

El año 1928 fue uno de los más importantes de nuestra historia ya que se creó la Escuela de Agricultura “Santa Elena”, se construyó el edificio municipal, se solicitó la instalación de una oficina de correos y comenzó el sistema de riego en las calles. Al año siguiente, la firma acopiadora Faini, Araya y Cucullú se instaló en Inriville.
En lo referido a la cultura, en estos primeros años del pueblo se organizaban romerías y muchísima funciones de teatro, se enseñaba inglés, pintura, música y se formaron varias orquestas. Se cuenta que Inri Araya componía canciones folclóricas que luego entonaría Atahualpa Yupanqui.

 

 

Bibliografía:
“Los Grandes Caciques de la Pampa; de Luis Franco. Archivos de Catastro – Archivo Histórico Municipal.
“Víctor Manuel Jofré Flores”, Archivo Histórico de Córdoba., Archivo del Arzobispado de Córdoba.
“Inriville en el Rincón de los recuerdos”, diarios, revistas, anuarios, libros de actas de la Iglesia, de la Municipalidad, de la Soc. Italiana

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *