Esquina de la Guardia

San José de la Esquina Santa Fe

por Ana María Felchero

San José de la Esquina, desde 1982, tiene asignados dos Monumentos Históricos Provinciales: la réplica del fuerte “Guardia de la Esquina” a orillas del rio Carcarañá, testimoniando el importante origen poblacional en época del Virreinato, y la bella Iglesia parroquial “Ntra.Sra. De la Merced”, con una imagen de la Virgen presente desde hace más trescientos años en este emplazamiento.

Este pueblo santafesino, ubicado sobre la ruta Provincial N° 92, se destaca por ser reconocido como uno de los más pintorescos de la región, mantiene una población entre 7000 y 8000 habitantes, con un amplio ejido urbano compuesto por 300 manzanas y con sólo 19.400 hectáreas rurales.

El mes de Septiembre, es el momento donde la historia y la Fe se ensamblan en un único sentimiento de arraigo al festejar la Fiesta Patronal, en dos jornadas alternadas.
Así miles de pasos desandan el camino desde el Fuerte hasta la Iglesia, el camino que en otros siglos, allá lejos, transitaron los pies curtidos del Pampa, marcaron sus huellas los cascos y carretas…

Al analizar los orígenes de su emplazamiento, surge que registra los tres motivos que dieron inicio a los pueblos de la provincia de Santa Fe: como fuerte- por decreto fundacional- por asentamiento a la vera del ferrocarril. Coincidente cada etapa con los momentos claves de nuestra historia nacional: la época del virreinato, el proceso de organización nacional y la expansión agrícola con la colonización.

 

 

Su origen como Fuerte

Este espacio territorial era conocido como Paraje de la Horqueta, en 1689, cumpliendo funciones de posta en el “Camino Real” que conectaba Buenos Aires con el Alto Perú, por el “Norte” y por el “Oeste” a Santiago de Chile.
La adjudicación de la propiedad de estas tierras respondió al sistema de “la merced”. Así, por su efectiva actuación al frente de los Ejércitos Reales de la Gobernación de Buenos Aires contra los portugueses, Don Antonio de Vera y Mujica, terrateniente (refundador de Santa Fe de la Vera Cruz) se transformó en dueño del espacio comprendido desde el río Paraná hasta Cruz Alta, límite entre las gobernaciones de Córdoba del Tucumán y la del Río de la Plata.

Sus herederos, en 1719, vendieron la estancia de 300.000 hectáreas a la Orden Jesuitas. Conformándose así la Estancia San Miguel del Carcarañá que en su ordenamiento territorial el Cabildo de Buenos Aires autorizó la instalación de cinco guardias, en 1720, siendo una de ella “Esquina del Carcarañá, respondiendo al pedido de uno de los depositarios de las Cajas de los Jesuitas, el Gobernador de Buenos Aires Capitán Gral Don Mauricio de Zavala para asegurar que la Orden no quebrara sus finanzas por robos de ganado que pudieran hacer los indios.
Se puede inducir que la fundación formal de La Guardia de la Esquina se da en el año 1726, cuando el Gobernador Zavala dispuso a la misma el destino de milicianos originarios del cuerpo de Blandengues de la Frontera y se consolida como fuerte a partir de 1750.
El fuerte como tal, centralizaba amplios poderes. Su comandante ejercía funciones en una amplia jurisdicción, con autonomía en cuestiones judiciales y militares. La Guardia cumplió funciones de “aduana seca” con la Gobernación de Córdoba del Tucumán, actuando a su vez como freno al intento expansionista de dicha gobernación que llegaba hasta Cruz Alta.

A su abrigo, surgieron algunos ranchos. Su ubicación permanece aún desconocida, pero ciertas referencias permiten suponer que fue en el sector donde el río Carcarañá tiene una importante curva hacia el norte.

El Virrey Pedro de Cevallos, en 1777 traslada la Guardia a un sector más alejado del río y la transforma en un verdadero fortín con una capilla. Existen documentos que sugieren que este Fuerte fue realizado con la misma planta y materiales que el de Pergamino.
A su alrededor se dio un crecimiento poblacional, en 1786 estaba habitado por 90 personas, dando origen a una villa, a pesar de las deficientes situaciones en que se encontraba
el fuerte.
En documentación fechada el 30 de junio de 1800 aparece el nombre de “Fuerte de la Esquina” relacionada a la descripción de artillerías, armas municiones existentes en el Fuerte.

 

La Guardia de la Esquina sufrió ataques de malones, en 1820 fue tomada por las tropas de Carrera y en 1835 saqueada por los aborígenes. Estuvo fortificada hasta 1864.

Por ella pernoctaron personajes de relevancia para la historia nacional, como el Virrey Rafael de Sobremonte, el Gral. Manuel Belgrano, Estanislao López, el Gral. Lavalle, Ignacio de Garmendia. En la noche del 22 de enero de 1824 lo hace Monseñor Mastei, posteriormente sería elegido Papa con el nombre de Pío IX.